La Bicicleta Blanca

Publicado en: November 15, 2017 a las 6:11 pm

Por: Santiago González Soto / Editorial

Cronista Digital

bicicleta bca (2)Esa Bicicleta Blanca que cuelga en el poste soy Yo, el ciclista aquél que salió de su casa con la bendición de su esposa y la sonrisa de sus hijos. Ese día amaneció con alegría y terminó con la trágica noticia. Quien imaginaría que un automovilista como Tú me arrebataría la vida en un abrir y cerrar de ojos. En casa no podían creerlo. Mi madre se quedó esperando mi llamada. Mi padre ya no pudo darme el abrazo. Tú me quitaste la vida; de un tajo le quitaste el padre a mis hijos, el esposo a mi mujer, los hijos a mis padres, el hermano a mis hermanos y el amigo a mis compañeros.

Salí de mi trabajo como de costumbre, me despedí de mis compañeros y del guardia: quien diría que sería el último saludo de despedida. Abordé mi bicicleta, que tanto trabajo me costó comprarla. Avancé por calles y avenidas, mientras avanzaba, mis ojos repasaban casas, negocios, comercios, árboles y gente que todos los días veía en mi tránsito de regreso a casa.

Me era común sentir que los autos, motocicletas y camiones me rebasaran. Sentía el viento en mis mejillas al avanzar y la mirada de quienes veían en un ciclista a un hombre ir y venir de manera cotidiana para cumplir como trabajador y llevar el alimento a mi hogar. Nadie imaginamos la muerte cuando salimos de casa, ni Yo que a diario me sentía embestido por automovilistas circulando a toda velocidad por esas calles que tienen un límite. Sin educación vial ni respeto por los ciclistas y peatones.

Ese día, me sentí confiado, sin premoniciones, sólo pensaba en llegar a casa para sentir el calor y el aroma de mis seres amados: mi esposa y mis hijos. Era increíble pensar que al llegar la cena estaba lista: sopa caliente, frijoles refritos, mis tortillas de harina y un abrazo de mamá.

bicicleta bca (1)Todo acabó. Sentí un golpe en mi espalda. Fuerte, certero que me hizo volar. Caí al suelo, lejos de mi bicicleta, veía rodar la rueda trasera, alcanzaba a escuchare el ruido producido por la cadena atada a la estrella de la bici, cuando todavía sentí que las llantas de un auto pasaban sobre mi cuerpo, mientras se alejaba a toda velocidad. Quedé tendido en el suelo, mirando al cielo. Sentía que muchas personas corrían y gritaban: Lo atropellaron; sigue vivo; dejen que respire; hablen a la ambulancia; ¿quién vio las placas?; fue un carro particular, yo lo ví, huyó por aquél rumbo.

¡Está muerto! Fue lo último que escuché entre tantas y tan confusas expresiones. No sabía si tenían razón, si estaban en lo cierto o aún tenía esperanzas de llegar a mi casa y reunirme con los míos.

Por años había escuchado que la mayoría de los automovilistas desconocen los derechos que tenemos los ciclistas y peatones; Incluso ignoran esas reglas básicas del tránsito de vehículos y la precaución que deben tener cuando circulan junto a una bicicleta: tan débil como su tripulante. Ese automovilista no me respetó, pasó como alma que lleva el demonio y simplemente me llevó…

En casa me lloran, pero ahora se que ese automovilista vive intranquilo; ahora sí me ve. Cada que pasa frente a la Bicicleta Blanca voltea nervioso, inquieto. Trata de resistirse, pero termina por  mirarme junto a esa Bicicleta Blanca. Yo le digo, esa Bicicleta Blanca Soy Yo. Aquí sigo esperando justicia señor.

Visita: http://www.bikefan.mx/consejos/alguna-vez-has-visto-una-bici-blanca-colgada-en-la-calle-sabes-lo-que-significa.html

Visita: http://pueblobicicletero.org/bicicleta-blanca-en-memoria-de-alejandro-gonzalez-garcia/

¡Y comparte esta información! Mientras mejor informados estemos todos, más fácil será movernos en bici.

Recuerda que al apoyar la movilidad en bici mejoras también tu economía, el medio ambiente, tu salud, y la situación del tránsito en nuestra ciudad. ¡Comparte y muévete en bici!

 

Sin comentarios »

Sin comentarios aun.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

tu opinion

Nota: Cualquier publicidad, insulto o comentario mal intencionado será eliminado.