Traducciones confiables

Publicado en: September 3, 2012 a las 11:58 am

Hablando entre Lenguas

Por: Patricia Pedraza  / Editorial

Cuántas veces hemos buscado el famoso “tumba-burros” mejor conocido como diccionario para encontrar la definición correcta de alguna palabra,  y aun así,  su variación existirá de acuerdo a la cultura y coloquialismo del  país en que transitamos y respiramos.

Me pregunto yo, ¿qué traducciones son confiables en este mundo en el que cada día nos hacemos  mas global?  Me ha tocado escuchar algunas traducciones de inglés a español tan desagradables y faltas de conocimiento en la lengua que simplemente  dan pena tristeza y pena ajena.

Opino que por más métodos que surjan en esta nueva era, como traductores electrónicos,  o incluso nuevas ediciones impresas, la mejor traducción será  la hecha de aquel cerebro con objetividad, con visión, con enriquecimiento cultural.

Sin duda alguna en cuanto a tecnología, Google es uno de los líderes  este rango, -si no es que el único- y cada día mejora en sus servicios de traducción.

Los nuevos tiempos que estamos viviendo donde ya todo es prácticamente electrónico, me lleva a recordar que el primer diccionario electrónico –inventado por los inteligentes japoneses- apareció por el año 1979. En ese entonces solo era de japonés a japonés, es decir su función era meramente de diccionario.

Posteriormente se desprendieron todos los diccionarios- traductores  de idiomas. Estos aparatos siempre han sido muy aceptados y populares por muchos debido a lo practicidad de llevarlos hasta en el bolsillo. Era como llevar una mini-computadora portátil.

Al principio eran traductores solo de palabras, poco a poco se fueron extendiendo a sus servicios de frases o enunciados simples, luego compuestos, después a párrafos y así hasta llegar a traducir documentos completos. Hoy en día siguen existiendo esos diccionarios y traductores por supuesto con un estilo actualizado que incluso están dentro de nuestros teléfonos móviles.

La tecnología camina, mejor dicho, corre a mil por hora, sin darnos tiempo de familiarizarnos con algún aparato. Pues continuamente nuestros cerebros mundiales de mercadotecnia están produciendo lo más nuevo y poniéndolo a nuestro alcance.

Sin embargo, hay cosas que jamás podrán ser reemplazadas por una máquina. Un “te amo” jamás podrá trasmitirse o sentirse mejor en una máquina que en una  persona. Una tarjeta de cumpleaños de igual manera nunca tendrá el mismo efecto de una computarizada a una real, de papel donde se puedan apreciar las palabras escritas de la mano de la persona que nos la  envió.

Un profesor real jamás podrá ser reemplazado por un profesor virtual. No hay nada como el método tradicional de la docencia. Por lo tanto una buena traducción solo será aquella hecha por una persona de carne y hueso cuyos conocimientos sean con visión, objetividad y actualidad mundial.

En el 2010 una estadística arrojó que los tres idiomas más traducidos en el mundo eran el francés como número uno, después el alemán y en tercer lugar el español. ¿Interesante verdad?  La estadística informa que dichas traducciones fueron de y al inglés.

Sin importar el idioma, el traducir va más allá de una palabra, es traducir sentimientos, emociones cultura. Y cuando se logra esto, sin lugar a equivocarse es la traducción   perfecta.

(*) Colaboradora. Directora y Coordinadora de Idiomas de Texas School of Languages con sede en Houston, Texas. Profesora de español e inglés como segunda lengua.

https://www.facebook.com/patricia.pedraza.5

 

 

Sin comentarios »

Sin comentarios aun.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

tu opinion

Nota: Cualquier publicidad, insulto o comentario mal intencionado será eliminado.