lunes , julio 22 2024

Coahuila; el horror

Editorial |

Once Varas | Por: Obed Campos

El periodista e investigador Juan Alberto Cedillo, quien, como pocos ha manejado el tema de las masacres y desapariciones forzadas en la zona norte del vecino estado de Coahuila bajo el yugo de los infames Zetas y sus compinches en los gobiernos, recordó en estos días los 311 años de prisión a la que fue condenada solamente una ex policía municipal del municipio de Allende, como cómplice de la sangrienta banda delincuencial.

“Representó la máxima expresión del rostro de la barbarie. Ella encabezó y condujo a los “perros de caza” para que devoraran a su presas” escribió Cedillo de Guadalupe Ávalos Orozco, “La Lupe”, quien en sus tiempos de policía al servicio de los criminales “sin misericordia o piedad se ensañó contra niñas, mujeres, ancianas, a las que arrebató de sus hogares y las condujo ante los verdugos para que junto con decenas de víctimas quedaran sólo cenizas”.

uanl

Juan recuerda también que de la masacre que duró al menos meses y cuyas huellas y ecos se dejan sentir aun en esa zona: “han confirmado hasta ahora unas 285 víctimas que fueron asesinadas y desaparecidas”.

En cambio, solamente hay 18 que encaran a la justicia: nueve presuntos integrantes de los Zetas y nueve policías municipales, los cuales trabajaban bajo el mando de los delincuentes.

De los otros cómplices, es decir, de los altísimos funcionarios estatales que protegieron, ocultaron y aprovecharon los frutos que en dinero dejó el genocidio “ni siquiera están denunciados”.

Pero aun: “Como Dioses del Olimpo no se mancharon las manos de sangre por la guerra que permitieron” y “los nuevos justicieros que tibiamente los señalaron, y quienes repitieron hasta el cansancio promesas ilusorias de justicia, pronto las abandonaron para transformarse en otra expresión más del Estado criminal”.

Y de estos crímenes de lesa humanidad no hace tanto…

APUNTES DE UN MAESTRO

Me dicen uso amigos maestros que le saben al asunto de la educación que los profesores hoy más que nunca se sienten solos ante problemas tan lamentables como el asesinato de la alumna de la secundaria 518 anexa a la Normal de Teotihuacán.

Me advierten que hablan de omisión de las autoridades educativas ante este tipo de situaciones, de la responsabilidad de la escuela para frenar e intervenir, y de las omisiones de los padres de familia por lo que me presenta una lista de lo que no se dice.

La lista de marras consta de siete puntos a considerar de la amarga y peligrosa situación con la que se trata a los jóvenes. Por cuestión de espacio, lo invito a que me lea mañana para comentar los siete temas de esa lista.

@obedc[email protected]

Las expresiones e imágenes vertidas en esta columna de opinión, son responsabilidad únicamente de su autor y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Portal de Monterrey

Nosotros El Portal de Monterrey