sábado , julio 20 2024

Contempla éstos seis escenarios durante tu crédito hipotecario 

Vivienda | 

Grietas ocasionadas por un sismo, atrasos en las cuotas o un accidente, son algunas de las situaciones que pueden surgir durante el tiempo de vida de un crédito hipotecario.

Cuando se solicita una hipoteca las emociones del momento pueden provocar que no se tenga presente ciertos percances que pueden poner en riesgo el patrimonio.  

uanl

Es importante tomar en cuenta los escenarios futuros para despejar cualquier duda acerca del crédito y saber cómo actuar en cada uno de ellos. Comprar una casa es una de las decisiones más importantes, por esta razón, la plataforma digital de créditos hipotecarios Yave, te recomienda considerar: 

¿Qué pasa si me atraso en los pagos? Después de un periodo sin recibir el pago mensual, el crédito entra en cobranza, este tiempo lo define la institución, pero suele ser a los 2 o 3 días después de la fecha límite de pago. A los 90 días de atraso, el crédito entra a vencido. Las emergencias y complicaciones financieras se pueden presentar y no son sinónimos de perder tu crédito. Es importante mantener una comunicación constante con tu asesor antes de que el crédito entre en cobranza. Toma en cuenta que la institución puede ser flexible en reestructurar o renegociar la deuda. 

En caso de fallecimiento o accidente. Tal vez te preguntes qué pasa si sufres un accidente o alguna enfermedad, ¿dejarás la deuda a tu familia? Puedes estar tranquilo, la mayoría de los créditos hipotecarios tienen vinculado un seguro de vida. De esta forma, se garantiza el pago del monto pendiente del préstamo hipotecario, ya sea que por algún percance el titular del crédito sea diagnosticado con invalidez permanente o parcial, o por fallecimiento del acreditado. En esta situación, el trámite lo debe hacer el heredero. En caso de ser varios herederos, lo tendrá que realizar el albacea (encargado de administrar todos los bienes). 

En caso de sismo. Aunque sea difícil pensar que nuestro patrimonio se puede dañar, debemos considerar la posibilidad de que un temblor pueda afectar nuestra vivienda, recordar que México se encuentra en una zona sísmica. Por ello, resulta fundamental tener presente la contratación de un seguro contra desastres naturales que nos permita estar cubiertos ante cualquier imprevisto de este tipo. Afortunadamente, tanto el seguro de vida como el de daños suelen ser complementos del crédito hipotecario. 

Cambiar de institución financiera. A este trámite se le conoce como sustitución, mejora de hipoteca o refinanciamiento hipotecario. Consiste en cambiar tu crédito de institución financiera por una con mejores condiciones. No se cancela el préstamo, sólo se cambia de acreedor, para hacerlo se requiere:

  • Contar con estabilidad laboral y financiera. 
  • Un periodo de cubrir las cuotas. Dependerá de la institución a la que quieras cambiarte.

¿Qué pasa si cambio de trabajo y disminuyen mis ingresos? Como ya lo hemos mencionado, este tipo de créditos a largo plazo requieren de una correcta planeación. Es por eso que, ante esta situación, existe la posibilidad de renegociar las condiciones, aumentar el tiempo en el que pagarás tu crédito o disminuir el monto que darás cada mes. Los ajustes y condiciones dependerán de la institución con la que solicitaste el préstamo. En ocasiones el cambio es paulatino, hasta llegar a una cuota fija que se ajuste a tus necesidades y te permita planificar tus finanzas.

¿Puedo vender mi casa durante el crédito? Sí y lo puedes hacer de dos formas. La primera es con un traspaso hipotecario en el que cedes tus derechos y obligaciones respecto a la propiedad al nuevo titular del crédito, aunque esta opción es muy poco común. Él te paga lo que tú ya cubriste y se hace cargo de las cuotas restantes.

Ojo, para darle legalidad al trámite es necesario hacerlo ante un notario. La segunda opción consiste en solicitar una Carta de Cancelación de la Hipoteca Condicionada a la entidad que te otorgó el crédito, con este documento te comprometes a liquidar la deuda en cuanto vendas el bien inmueble, así como a darle continuidad al proceso con la cancelación de hipoteca y la escrituración correspondiente. La diferencia entre el precio de venta y lo que debes a la entidad financiera será tu ganancia, o bien, podrás recuperar un porcentaje del dinero invertido en las mensualidades a tu cargo.

Las soluciones y flexibilidad del crédito dependen de cada institución financiera, “es importante que consideres todo lo anterior al momento de elegir la institución con la que solicitarás tu crédito. Recuerda que es un compromiso a largo plazo y, de esta forma, estarás mejor preparado para tomar la decisión que se ajuste a tus capacidades y necesidades”, afirma Bernardo Silva, co-founder y CEO de Yave.  

Redacción | El Portal de Monterrey

Nosotros El Portal de Monterrey