sábado , mayo 15 2021

DE NORTE A SUR / Continuamos ignorando las consecuencias del cambio climático

Editorial /

Fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) como empresa pública del Estado es el principal objetivo de la Cuarta Transformación. Tras la aprobación en lo general de la Ley de la Industria Eléctrica por parte del Senado de la República, se dejó a las compañías privadas en segundo plano, si no es que inexistente, en su participación para abastecer de energía al país.

Era necesario porque las empresas privadas, en su mayoría extranjeras, eran favorecidas con millonarios subsidios. Lo que destacó en la sesión digital donde se aprobó con 68 votos a favor de Morena y sus aliados y 58 en contra del PAN, PRI, MC y PRD, es que esta ley no contempla el uso de energía sustentable.

Los combustibles fósiles van de salida en el mundo. Cómo justificará México su participación en el Acuerdo de París, si apuesta al uso de estos contaminantes. La organización Climate Action Tracker, critica estas acciones del presidente Andrés Manuel López Obrador porque están llevando al país a romper sus compromisos para combatir el cambio climático.

uanl

México es uno de los 15 mayores emisores de gases de efecto invernadero con el 1.47 por ciento del total mundial. De ser uno de los principales participantes en la reducción de gases de efecto invernadero y por ende la disminución del calentamiento global por debajo de los dos grados centígrados respecto a los niveles preindustriales. Nuestro gobierno hoy ignora su responsabilidad para combatir el cambio climático.

La mayoría de las empresas privadas que ya tenían aprobados proyectos para abastecer de energía, se inclinaban a la generación de ésta mediante recursos renovables. Ahora, la ley que todavía se discutía anoche, les cierra las puertas e impulsa el uso de hidrocarburos.

Fue en el gobierno de Enrique Peña Nieto cuando se permitió el auge de plantas solares y fotovoltaicas. Es cierto que urge una revisión de aquellos contratos, pero no por ello se le debe dar la espalda a la generación de este tipo de energía.

En lo que respecta al tema ambiental, la reforma parece ir en retroceso. Junto con la construcción del Tren Maya y la Refinería de Dos Bocas, deja claro que nuestro gobierno no tiene interés en cumplir con los compromisos acordados a nivel mundial, incluso, señalan expertos que violaría tratados internacionales.

Para lograr la soberanía energética se debe contemplar el uso de nuevos procesos que no afecten al medio ambiente ni el futuro de la nación. En lugar de impulsar lo que ya sabemos es el mayor problema de la humanidad en la actualidad.

Por: Abigail A. Correa Cisneros  / El Portal de Monterrey

-Las expresiones vertidas en esta columna de opinión, son responsabilidad únicamente de su autor y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Portal de Monterey.

Nosotros El Portal de Monterrey