sábado , agosto 15 2020

Ven en la incertidumbre principio creativo

Cultura /

Para Jaime Chabaud, los artistas tienen ante sí mismos la oportunidad de aprovecharla para sus procesos creativos.

“Los creadores debemos alimentar el principio de incertidumbre en el espectador”, manifestó ayer por la tarde el dramaturgo, guionista e investigador en su conferencia Dejar de hacer teatro de espaldas al espectador, transmitida en línea por CONARTE, dirigida especialmente para la comunidad teatral, y abierto para aquellas personas interesadas.

“La incertidumbre es una bestia hambrienta e insaciable”, afirmó Chabaud. “Y eso no lo podrán negar, porque han consumido series en esta pandemia a pasto y en aquellas donde se han enganchado, de una manera incluso de una forma perturbadora, lo han vivido”.

uanl

La conferencia forma parte del ciclo Hablando de la escena, organizado por el Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León, en el que los teatristas, particularmente, tienen la oportunidad de escuchar y dialogar con grandes personalidades del ámbito teatral.

“Si no alimentamos ese principio de incertidumbre, la tensión muere y la cabeza de nuestros destinatarios se va lejos del escenario. Eso es lo es llamo hacer teatro de espaldas al espectador. Al igual que en la época medieval, en donde el sacerdote daba la misa, dándole la espada a los feligreses y daba la llevaba a cabo el ritual en latín, muchas veces, lamentablemente hacemos lo mismo cada vez que trabajamos contra el espectador”, señaló Chabaud.

Manipular al espectador

“Con frecuencia pesamos en el actor modelando en arcilla su personaje, modelándolo para que cobre vida. Yo, y muchos otros sostenemos que el trabajo esencial de los trabajadores de teatro debiera ser manipular al exportador”, manifestó el destacado teatrista.

“La palabra tiene mala prensa, pero no, si lo pensamos serenamente, no ha cometido ningún pecado, entonces al ultimar una de sus posibles definiciones: manejar una cosa o trabajar sobre ella con las manos al referirme a la arcilla personaje.

“Pero, ¿hemos dedicado reflexiones a pensar en el espectador como arcilla y, por tanto, la creación misma del espectáculo que a la vez él crea en su cabeza? La series televisivas que ahora nos apasionan no hacen otra cosa, que manipular nuestras emociones y sentidos, durante el desarrollo de la ficción ante nuestros ojos, hemos sido al mismo tiempo arcilla, nos ha  manejado y al mismo tiempo hemos creado relatos por todas las oquedades y opacidades que la construcción dramática presenta deliberadamente por los guionistas para llenarnos de interrogantes e incertidumbres y hoyos negros que ponen  a trabajar nuestros cerebros como tejedor de la trama”, expuso.

“Cada vez que llenamos al receptor de preguntas de diversos calibres”, abundó, “en su cerebro, esa máquina proyectiva, intenta a toda costa desvelar, poner en orden y explicar; estamos ante un acto de creación entre el escenario y la butaquería.

“Cuando esta, que llamamos magia se ha producido, nos han manipulado deliberadamente para que nuestro cerebro intensifique su actividad mental”, concluyó.

Redacción / El Portal de Monterrey

Nosotros El Portal de Monterrey