domingo , julio 14 2024

¿Y el sigilo?

Editorial |

Once Varas Por: Obed Campos

Invocando un “protocolo” del cual nada queda claro, el Jefe de la Región o inspector de la Secretaría de Educación Heriberto Reyes dio a conocer que la dependencia tuvo que pedir la intervención de la fuerza pública para desalojar a la directora de la Escuela Secundaria número 1 “Antonio de la Garza García”, en el municipio de Montemorelos.

Escenas que si no fueran trágicas, rayarían en lo patético fueron transmitidas en vivo por los medios de la región, cuando la profesora Maricela “N” fue sacada por la fuerza por un trío de policías de aquella ciudad.

uanl

La reportera de un medio local alegó que “padres de familia” habían solicitado la intervención de las autoridades y que estaban presentes a la hora del desalojo… sin embargo, en el video de más de 12 minutos lo único testigo visible es un perro callejero que se acercó a husmear en medio del escándalo.

¿Y dónde estaban los “padres de familia” que pedían la destitución de la directora? Quien sabe. En el video no se ven.

Casi al final del video, la profesora Maricela fue liberada por los policías y echa un mar de llanto e histeria se fue caminando por la calle sin pavimentar con rumbo desconocido.

Que bueno que la Secretaría de Educación actúe en estos casos, y que atienda las denuncias, pero que malo que sean ventilados sin el menor recato y sin guardar la secrecía que por derecho, cualquier acusado en cualquier tipo proceso debe de gozar.

¡Sigilo, por favor!

Es decir, las autoridades actuaron mal al ventilar en público las acusaciones antes de que acabe el proceso o la investigación del caso.

Vaya, en cristiano, la Secretaría de Educación se levanta las enaguas y muestra sus percudidas ropas interiores con este tipo de “protocolos”.

Como bien dijo un analista ayer, “a partir de los hechos ocurridos en Montemorelos, habrá un antes y un después en las formas del trato y gestión de resolución a los problemas de la educación en la entidad”.

Ojalá que el cambio sea para el bien de nuestros hijos, quienes, se nos olvida, son formados por esos mismos maestros.

Por cierto, no hay que perder de vista que la profesora destituida es familiar de una aguerrida lideresa magisterial, por lo que se pueden esperar reacciones y consecuencias.

@obedc[email protected]

Las expresiones e imágenes vertidas en esta columna de opinión, son responsabilidad únicamente de su autor y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Portal de Monterrey

Nosotros El Portal de Monterrey