jueves , mayo 30 2024

Busca la UANL educación para la equidad de género

Por: Eduardo Rodríguez Palacios y Zaritzi Michele Sosa / Especial

A través de los años, la mujer ha logrado posicionarse en los diferentes ámbitos de la vida: educación, trabajo, deporte, ciencia, cultura, política, negocios, entre otras actividades, alcanzando una igualdad de oportunidades, pero todavía sin equidad.

La coordinadora del Centro Universitario de Estudios de Género de la UANL, Lídice Ramos, calificó de positivo y esperanzador el principio de la igualdad en las democracias, mismo que debe ir alcanzándose en términos sociales.

Agregó, la igualdad es un valor que se reconoce y es aceptado porque impulsa a la construcción de una mejor educación, empleo, relaciones de pareja, familias, y es vital en una sociedad democrática para lograr un armónico desarrollo.

uanl

Para la especialista en género, en la actualidad la mujer está colocada en los diferentes entornos sociales, pero el problema es que no hay las mismas condiciones de equidad, porque para lograr este cambio es necesario conseguir la paridad en términos socioculturales.

“Si tú me dices que el bien supremo es lograr el bienestar de las personas, bueno, tú tratarías de que fuera equivalente para todos, entonces, ahí es donde habría que hacer una idea de que la lucha en el término sociocultural tiene que ver con lograr la equidad entre hombres y mujeres”, señaló Ramos Ruiz.

En términos culturales -agregó la catedrática de la Facultad de Filosofía y Letras-, se han dado transformaciones significativas como la ley de libre acceso a una vida sin violencia, que consideró un cambio importante.

“Para nosotras, como mujeres, es positivo tener una ley que pueda proteger en términos de la violencia doméstica; pero es muy complicado decir que tener cuerpo de mujer, significa ser persona y tener derechos humanos, y esto es muy difícil para la mente de mucha gente”, expresó.

La estructura de la sociedad está hecha con un pacto social que se refleja en las leyes, y para que pueda darse esa equidad en la igualdad, el cambio debe estar sustentado en la educación, aunque sea un proceso más lento.

“Tengo la expectativa que si le damos un vuelco fuerte al ámbito educativo y tomamos en serio trabajar con perspectiva de género a todos los programas y materias, se pueden ver los beneficios, y a corto plazo se verían los cambios”.

Otro detalle inmerso en este problema, es la forma en cómo enseñan a pensar a los alumnos, porque traen una idea patriarcal y una visión muy unilineal de la situación.

“En la educación no importa qué edad tengas, es cómo te presentan la discusión, y tampoco es quitarle derechos a los varones, es una nueva relación entre hombres y mujeres; entonces es necesario que se vaya desterrando la idea de vertical, de poder, de patriarca que controla todo”.

La maestra Lídice Ramos convocó a la sociedad a mantener una mente más abierta, que viera los movimientos de las mujeres como un beneficio colectivo, tanto para los grupos femeninos como masculinos, y que si en realidad se quiere un cambio sociocultural en México, ésta se tiene que abrir a las demandas de las mujeres sin reacciones tan feroces.

 

Nosotros El Portal de Monterrey

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *