lunes , septiembre 23 2019

Develan busto del Arq. Joaquín A. Mora Alvarado en la Plaza de los Universitarios Ilustres de la UANL

Educación / Destacada /

Por su aportación a la construcción de una Ciudad Universitaria comprometida con la formación de sus estudiantes, además de contribuir a la difusión del arte y la cultura entre la comunidad, la Universidad Autónoma de Nuevo León develó el busto del arquitecto Joaquín A. Mora Alvarado en la Plaza de los Universitarios Ilustres.

Reunidos en la explanada de Ciudad Universitaria y bajo el lema de “Alentar la flama de la verdad”, familiares, amigos, autoridades académicas y administrativas de la UANL rindieron homenaje a quien fue el director fundador de la Facultad de Arquitectura. 

Mora Alvarado concluyó sus estudios de arquitectura en 1931 en la Universidad de Texas. Instalado en una casa de asistencia en Monterrey, Mora Alvarado, originario de Durango, comenzó a trabajar en la construcción regia cuando apoyaba en las remodelaciones del Colegio Civil. 

uanl

En 1943, al arquitecto se integró a la Asociación Social Universitaria. Así, comenzó la gran cercanía con la UANL y una estrecha relación con Raúl Rangel Frías. Tiempo después, en 1948, dirigió por tres años la recién creada Facultad de Arquitectura y a ejercer con pasión su gran amor por el arte.

Durante el año que comenzó su rol de director, se reveló la identidad del proyecto ganador para el nuevo escudo y lema de la UANL. Bajo el seudónimo de “Cástor y Polux”, Mora y Enrique C. Livas colocaron el lema “Alere flammam veritatis”, el cual ha permanecido durante 70 años universitarios. 

“En este significativo mes de septiembre, en que celebramos la fundación de nuestra Institución, la Universidad honra la vida y el trabajo y la trascendencia del apreciado arquitecto Joaquín Antonio Mora Alvarado, colocando su escultura en la Plaza de los Universitarios Ilustres”, señaló el Rector de la UANL, Rogelio Garza Rivera.

“La historia de la Autónoma de Nuevo León es la historia de los grandes universitarios que han sido parte fundamental de la evolución y transformación de la misma”, expresó.

Por su parte, en representación de su familia, tomó la palabra uno de sus nietos que cursa la carrera de arquitectura en la Máxima Casa de Estudios y agradeció a las autoridades universitarias el homenaje ofrecido.

“Quiero agradecer el que esta ceremonia se lleve a cabo y donde generosamente se ha tenido a bien rendir este sentido homenaje al Arquitecto Joaquín A. Mora, nuestro padre, abuelo, y bisabuelo, quien mediante su entusiasmo, afabilidad, dinamismo, y fuerte personalidad hizo posible que la Universidad conservara y aumentara su vocación educativa y de extensión científica y cultural para el desarrollo integral de la comunidad universitaria”, mencionó.  

El fundador de la Facultad de Arquitectura se distinguió por su capacidad de trabajo, espíritu creativo, pensamiento analítico, su sensibilidad humana y su alta responsabilidad social. Prueba de ello –posterior a la develación del busto–, se inauguró la exposición Andanzas y sueños de Don Quijote en la Capilla Alfonsina Biblioteca Universitaria.

La muestra consta de 33 piezas de Joaquín A. Mora -su mayoría acuarelas, así como otras técnicas de óleo, tinta china y dibujo a lápiz-, inspiradas en el universo de la gran obra de Miguel de Cervantes.

Durante su actividad como personal administrativo de la UANL, el arquitecto trabajó en el diseño de la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, la Facultad de Ingeniería Civil, el Hospital Universitario, Facultad de Medicina, la Torre de Rectoría y el Estadio Universitario.

Redacción / El Portal de Monterrey

Nosotros El portal de Monterrey