viernes , mayo 27 2022

Juegan mascotas papel importante en rol social familiar

El Portal de Monterrey online destaca la labor de investigación del Dr. Juan José Zárate Ramos, Médico Veterinario Zootecnista por la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Obtuvo su doctorado en la Universidad de Zaragoza, España.
Reproducimos este artículo que se publica en el siitio de la UANL.mx

Por: Guadalupe Ramírez Orozco / Buenas Noticias

Dicen que el perro es “el mejor amigo del hombre”, pero también es cierto que debemos escoger muy bien a nuestras amistades… para responsabilizarse y brindarle la atención y cuidados necesarios, tanto por el bien de ellos como por el nuestro.

uanl

Y precisamente, debido a que va en aumento el número de personas que se preocupan por la salud y bienestar de sus mascotas, es que la medicina veterinaria ha retomado una importancia social; el papel social de la medicina veterinaria históricamente ha ido ligado a la salud humana y recientemente ha retomado interés con las enfermedades que los animales transmiten a los seres humanos y, que incluso, han causado grandes pandemias/panzootias, tales como la influenza aviar H5N1, entre otras.

Existen un sinnúmero de padecimientos en donde el animal es el principal transmisor al ser humano, y es lógico porque inclusive en la cadena alimenticia el ser humano se nutre de productos y subproductos que se proceden de los animales, entonces, en principio, cualquier patógeno que esté en el animal es susceptible de ser transmitido a los seres humanos.

El Dr. Juan José Zárate Ramos, de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) trabaja en una línea de investigación sobre los parásitos que afectan principalmente a los canes, y que posteriormente son transmitidos a las personas.

“En mi caso particular, yo trabajo con agentes conocidos como parásitos. Los parásitos son organismos que viven a expensas de otros, son muy abundantes en la naturaleza, existen parásitos que son específicos de especie, por ejemplo, parásitos que afectan sólo a los equinos y no tienen la capacidad de transmitirse de esta especie a otra distinta”, dice el investigador.

También existen los parásitos que tienen la capacidad de afectar a diferentes especies animales, así como los que incluso para completar su ciclo biológico requieren pasar precisamente por diferentes especies; muchos de éstos son parásitos que tienen los animales pero que potencialmente se transmiten a los seres humanos.

Existen parásitos que son muy comunes, muy frecuentes en diferentes ciudades o comunidades y a veces desconocemos su presencia y por lo mismo constituyen un problema latente.

Por ejemplo, existe un parásito que ataca a los perros, el Toxocara canis, que es muy común en estos animales y que potencialmente se transmite a las personas; este parásito es muy susceptible de hospedarse en los niños porque, en el caso de los humanos, son los niños los que están más propensos a este parásito y les provoca trastornos que pueden ir desde reacciones alérgicas, asma, hasta cegueras, e incluso causar la muerte; por lo tanto es un parásito zoonótico.

El término zoonótico significa que es un agente que se transmite de los animales al ser humano y viceversa.

“Hemos realizado un estudio tomando muestras de suelo de los parques públicos del área metropolitana de Monterrey, porque es bien sabido que en otros países está muy penado que alguien saque a su mascota a pasear y que no levante las excretas.

Desafortunadamente aquí en México sí existe una reglamentación, pero no se respeta completamente, incluso las autoridades han puesto letreros en algunos parques, que es una buena medida, pero a veces la gente hace caso omiso, aunado a esto hay muchos perros callejeros.

Los dueños de las mascotas no toman en cuenta esta medida, y no están conscientes del problema real que están provocando, de las consecuencias que pueden desencadenar, pues su propia familia puede resultar afectada.

En esta línea de investigación, en casi todos los parques públicos en que se tomaron muestras se encontraron huevos del Toxocara canis”, dice el investigador.

El doctor Zárate Ramos se dio a la tarea, en esta investigación, de establecer el ciclo biológico de este parásito para desarrollar un modelo animal y reproducir la enfermedad en ellos, con la finalidad de estudiarla y probar terapias alternativas o tratamientos, y luego trasladarlos a los seres humanos.

“Cuando nosotros investigamos algún tipo de enfermedad, a veces es muy difícil que se estudie en personas, pues lo más conveniente es tomar una especie animal en donde se produzcan los mismos síntomas que se presenten en el humano, para después experimentar tratamientos y los resultados que obtengamos en esos modelos animales, trasladarlos al ser humano”, expresó el investigador.

Llevando a cabo infecciones experimentales en diferentes tipos de animales, como el ratón o el pollo, el Dr. Zárate ha realizado un gran trabajo en la investigación de los parásitos zoonóticos, que causan trastornos en el ser humano, y uno de estos parásitos es el Toxocara canis.

“Nosotros somos hospedadores accidentales de este parásito, el hospedador natural es el perro; en los humanos el parásito nunca alcanza el estado adulto, pero en el perro sí; en nosotros se queda en una etapa de larva, el problema es que la larva también es patógena”, concluye el Dr. Zárate Ramos.

Este tipo de parásitos puede causar la enfermedad de un gran número de personas, pues existen muchas maneras de que lleguen al ser humano, tanto por contacto directo con algún animal infectado, así como de manera indirecta, pues su larva puede subsistir en el medio ambiente.

Juan José Zárate Ramos es Médico Veterinario Zootecnista por la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Obtuvo su doctorado en la Universidad de Zaragoza, España.
Reconocido por el Sistema Nacional de Investigadores, (SNI), nivel I.

Ha publicado más de 25 artículos científicos en revistas con arbitraje internacional o indexadas.

Nosotros invitado