sábado , febrero 24 2024

Navidad sin fronteras

Por: Patricia Pedraza / Editorial

Hablando entre Lenguas

“Durante esta temporada navideña viajaré a México y pasaré por Estados Unidos para llegar a Canadá, sin ninguna otra identificación más que  mi licencia de manejar y mi cartera llena de dólares, por supuesto con una maleta repleta de regalos de cada país”. Esas, sin lugar a dudas   serían  las vacaciones perfectas sin estrés,  si viviéramos en un mundo sin fronteras.

La realidad es otra, y es una muy triste, llena de frustración, llena de estrés por tanto  trámite que se requiere para cruzar las fronteras que la  emoción y entusiasmo  por convivir con nuestras familias en otro país simplemente disminuyen. Esta situación causa el doble de frustración  para muchos cuando se viaja por tierra.

uanl

Pero  pregunto yo, ¿por qué  precisamente en la época decembrina este estrés por los permisos – en este caso para internarse  por carretera a México- se incrementa?

Conversando con Lolita Cabrera de Parkinson y Ramón Ruy Sánchez Toledo,  Cónsules  en el Consulado General de México en Houston, ambos coinciden en que la solución es fácil, dicen.

Primeramente necesitamos tener todos nuestros documentos al día,  empezando con el pasaporte, documento que debemos tener toda persona mexicana  que radica en tierras americanas y si ya se es ciudadano americano, pues a cargar los dos se ha dicho.

Lo que pasa  es que muchos de nosotros  dejamos todo para  último minuto y a causa de esta negligencia, surgen todos los enemigos como la desesperación, el estrés, y el enojo con las autoridades, cuando en realidad la culpa es nuestra por no hacer las cosas a tiempo y con organización.

Sin embargo para todo hay solución como dice Lolita, Cónsul  encargada de los Medios de comunicación, -aun y cuando para estas fechas a mediados de diciembre ya no están dando citas para sacar pasaportes o permisos vehiculares, siempre existe una luz de esperanza para aquellos que tuviesen alguna emergencia. Todo es cuestión de llamar, de ir al Consulado, de hablar y si se les da la cita, pues  simplemente, asistir-.

Sería maravilloso que viviéramos sin fronteras, entrar y salir libremente  de cada país, así como lo hacen en muchos  lugares del mundo. Ese, sin duda es un sueño  solamente porque yo creo que Estados Unidos difícilmente podría aceptar una frontera totalmente  libre con México, aunque por otro lado se vale soñar. ¿Tomar un avión o manejar  nuestro coche para  visitar a nuestra familias sin cargar nada más que nuestra identificación , cruzar puentes como cruzar cualquier otra calle  y estar ya en nuestra tierra, felices sin ningún tipo de estrés? ¡Eso le llamaría yo una verdadera Navidad sin fronteras!

 

*Colaboradora. Profesora de español e inglés como segunda lengua en Texas School of Languages.

 

 

Nosotros El Portal de Monterrey

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *