viernes , marzo 1 2024

No es cuento de piratas, pero había un “holandés”

Editorial |

Once Varas | Por: Obed Campos

En la Monterrey de noche, todos los gatos son pardos, pero todo mundo sabía la verdadera identidad y verdadera ocupación de un hombre que se desempeñaba como pieza clave en la administración regiomontana que encabeza Luis Donaldo Colosio Riojas, quien ahí no nada más cobra como alcalde.

Al interfecto a quien me refiero oficialmente se le conocía como “Director General de Control Regulatorio y Vigilancia”, aunque la raza sabía que su verdadero cargo era regentar a los inspectores de alcoholes y administrar las jugosas ganancias que esas maletas millonarias han dejado desde siempre a quien ocupe en último sitio la Presidencia Municipal de la Sultana del Norte.

uanl

Pero para no pegarle a tanto misterio, el sujeto del que hablo se llama Kees Wout Bleijenberg Van Der Linden. Por favor, haga una pausa y si quiso pronunciar su nombre, no pierda el aliento, ya que entre la fauna nocturna se referían a él como “El Holandés”, ungido por Colosio con el poder de abrir o cerrar los negocios de los llamados “giros negros”, cubriendo, por supuesto, las cuotas preestablecidas.

Pues bien, me cuentan mis insiders en el Palacio de Cristal que “El Holandés” tenía la responsabilidad de recibir las maletas por parte de los dueños de establecimientos nocturnos a cambio de permitirles operar toda la noche con las luces exteriores apagadas y a puerta cerrada, con una muy discriminada y seleccionada clientela.

Además, “El Holandés” imponía la condición de que no hubiera vehículos estacionados afuera de los locales, y solo se debía dejar a clientes que ya estuvieran dentro a la hora del cierre reglamentario.

Es un secreto a voces que “El Holandés” disfrutaba de generosas recompensas por sus acciones, las cuales, según él, acababan siempre en la oficina del alcalde Colosio o de Agustín Carlos Basave Alanís, secretario del Ayuntamiento de la otrora ejemplar Sultana del Norte.

Vivo ejemplo del poder y la influencia de Kees Wout Bleijenberg Van Der Linden se encontraba en un bar LGBT situado cerca de la estación Felix U. Gomez del Metro, donde la fiesta continuaba hasta las 8 de la mañana cada fin de semana.

Este viernes que pasó, un periódico de la ciudad dio cuenta de que Van Der Linden fue defenestrado inesperadamente por “órdenes de mero arriba”, es decir, de la oficina de Colosio Riojas.

Con esto, la oficina del Director General de Control Regulatorio y Vigilancia, navega a la deriva, lo cual es jauja para bandidos y engañabobos, porque las maletas siguen llegando, aunque no se tiene claro quien se queda con ellas.

TEMA ESCABROSO EN SIMEPRODE

Otro tema escabroso es el que se vive en la administración del Sistema Integral para el Manejo Ecológico y Procesamiento de Desechos, SIMEPRODE, o sea la recolección y procesamiento de nuestra basura, pues resulta que la ex directora de ese organismo, la panista Alicia Lizárraga fue despedida ante la sospecha de presuntos desvíos de recursos por un monto de aproximadamente 400 millones, producto de ventas de material de reciclado, como aluminio, papel, plástico pet, llantas, fierro y todos los etcéteras.

Dicen que en su lugar pusieron a un tipo arrogante y muy frustrado porque siempre ha sido sirviente de los poderosos y pues resulta que sus traumas le brotan a la hora de tratar a los empleados, es decir, con la punta del pie y a los sindicalizados peor.

El hombre se llama Daniel Acosta Frogoso y no ha dado pie con bola para entenderle al botín para sacarle lana al tesoro de los desperdicios.

Lo que sí es que ha salido bueno para organizar una “cacería de brujas” entre los empleados a quienes acusa de “prianistas traidores” y a los que advirtió ya que tiene en la mira para ponerlos de patitas en la calle.

Pero seguiré informando.

@obedc
[email protected]

Las expresiones e imágenes vertidas en esta columna de opinión, son responsabilidad únicamente de su autor y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Portal de Monterrey

Nosotros El Portal de Monterrey