viernes , abril 19 2024

POLÍTICA Y GENTE / El pleito de los empresarios con el Presidente se ha puesto interesante

Editorial /

Si bien el grupo FEMSA, liderada por la familia Garza Lagüera de la dinastía de Eugenio Garza Sada, ya desmintió que el presidente del consorcio, José Antonio Fernández Carbajal haya dicho que ofrecerá una recompensa electorera con el objetivo de echar del poder al Presidente de México, ni más ni menos, el episodio -cierto o no- remite a otros momentos de la decisiva injerencia financiera del sector privado en apoyo de políticos y candidatos presidenciales en la época del dominio absoluto del PRI; no hace mucho, corrió la versión de que empresarios regiomontanos respaldaron, con dinero, el triunfo de El Bronco quien, sin embargo, rechazó la “especie, señalando que FEMSA no le ha “pichado” ni un six de Tecate”.

Por lo regular, políticos, candidatos y gobernantes se han visto obligados a pedir chiche al famoso Grupo de los Diez de Monterrey, sea para financiar campañas o suplicar su “bendición” y allanarse el camino a los palacios de gobierno. Todo era cuestión de que algún aspirante lograra el ingreso a las residencias del líder del grupo de Los Diez, para dar por un hecho que el arroz electoral estaba suficientemente cocido.

Y se convertía en la comidilla del día: nombre, fíjate que nuestro candidato cenó anoche en la casota de…Nombre, anoche, mi candidato fue escuchado por el grupo de Los Diez…Es verdad que en casos concretos los empresarios regios han dado su Visto Bueno a determinados candidatos a gobernador de Nuevo León.

uanl

En el conflicto de todo el sector privado de México con el presidente López Obrador no hay novedad alguna. Los empresarios nunca han comulgado con el ahora mandatario porque lo consideran un populista y creían que iba a ejercer un gobierno del tipo Echeverría o López Portillo. En cuanto al chavismo, ni al caso.

El Presidente gobierna al estilo Nacionalismo Revolucionario del PRI, hasta antes de Salinas de Gortari.

El empresariado de Monterrey era durísimo en sus críticas al PRI-Gobierno en los tiempos de Echeverría, López Portillo y hasta en el de Miguel de la Madrid (Presidente que devalúa, es un Presidente devaluado, alcanzó a decir un vocero del empresariado regiomontano, cuando esto era un sacrilegio).

Nosotros cubríamos diario las ruedas de prensa de la Iniciativa Privada regia en el Edificio de las Instituciones donde los voceros demandaban, principalmente, reducir la burocracia, bajar el gasto corriente y tarifas de servicios públicos más bajas, para ese tiempo.

Y la venta de las paraestatales, lo cual concedieron Miguel de la Madrid, Salinas y Zedillo.

Como los mariachis, la Iniciativa Privada de Monterrey, calló sus cuestionamientos, satisfechos por las decisiones del PRI-Gobierno del ahora llamado neoliberalismo.

A los empresarios, sin embargo, no les agradan medidas que en otro tiempo o con otro partido aplaudiría como el recorte a profundidad el costo del gobierno, reduciendo burocracia, bajado tarifas de servicios públicos, desterrado la corrupción, no contratando más deuda, sosteniendo la disciplina fiscal, es decir, no sobregirar a la administración, entre otras medidas relacionadas con el saneamiento del gobierno.

Los empresarios regiomontanos exigen la reducción a lo más mínimo del gobierno, no están de acuerdo a que haya margen a la intervención gubernamental en la vida los ciudadanos, con las becas, por ejemplo.

Quizás, los empresarios quieren que, en todo caso, sean ellos quienes se apiaden de las clases empobrecidas por medio de sus instituciones sociales de caridad y, luego, pasar la factura de la deducibilidad a la Secretaría de Hacienda.

El pleito de los empresarios con el Presidente se ha puesto interesante y los primeros ya han mandado al ruedo a sus alfiles para que encabecen las infanterías de la renovada lucha de clases, de cara al referéndum de la Revocación de Mandato, el 2022.

Por: Pedro García / El Portal de Monterrey

Nosotros El Portal de Monterrey