jueves , junio 13 2024

POLÍTICA Y GENTE / Las ayudas son marginales, sólo para comer uno o dos días

Editorial /

El gobierno de la República anticipa los primeros atisbos de la reapertura productiva, decisión alentadora porque se trata de compaginar los sectores manufactureros con los de Estados Unidos lo que ayudaría a reactivar las cadenas fabriles de las ensambladoras automotrices, por ejemplo.

Sin embargo, hay una soterrada presión, un anhelo al extremo de la desesperación, de que se “suelte” el confinamiento de otras ramas de producción y establecimientos de distribución de baja intensidad del flujo de personas, con la finalidad de frenar la mortandad de negociaciones y el desempleo. Todo bajo medidas sanitarias preventivas.

Hay numerosos negocios, pequeñísimos, que siguen cerrados sin contribuir a la dinámica económica y que, si bien podrían recibir el apoyo de 25 mil pesos del gobierno federal, ese monto sirve para pagar renta de locales pero es insuficiente para mantener el pago de salarios a uno, dos, tres y hasta cinco trabajadores.

uanl

El financiamiento a las escuelas con el objetivo de promover mejoras y remodelación física de planteles es positivo en el sentido de que estimula la industria de la construcción puesto que se otorga de 150 mil a 500 mil pesos, según el volumen de alumnado.

Entonces, estimamos que deben otorgarse más respaldo financiero a los micronegocios para evitar el cierre definitivo de esos establecimientos y la pérdida de empleos.

En el ambiente local comienzan a escucharse conversaciones sociales de la urgente necesidad de que se ordene la reapertura económica, lo cual acarician empresarios de los distintos niveles, pero sobre todo las personas que trabajan por su cuenta: prestadores de servicios, gente que labora como eventual, “al a ver qué sale hoy”, vendedores, comisionistas, abogados y profesionistas variopintos y una gran base social de gente que realiza trabajos como el aseo de calzado, cuidadores de vehículos, los cubeteros de los estadios deportivos y espectáculos, músicos de bares y cantinas que la están pasando muy mal.

Las ayudas son marginales, sólo para comer uno o dos días.

Nosotros deseamos que el virus maldito se evapore y nos deje tranquilos para retomar nuestras actividades con la normalidad previa a la pandemia.

Por: Pedro García / El Portal de Monterrey

Nosotros El Portal de Monterrey