domingo , enero 29 2023

A donde fueres, haced lo que vieres…

Por: Patricia Pedraza / Editorial

Hablando entre lenguas

Estadística y culturalmente es bien sabido que en los países latinos la lectura no es de sus pasatiempos favoritos sin embargo,  los hispanounidenses se han encargado de cambiar esta imagen paulatinamente  en Estados Unidos

En lo personal,  siempre me ha gustado visitar ferias de libros, de hecho soy una presa fácil para estos eventos y el consumismo en estos menesteres.

uanl

Así he ido acumulando libros de todo género  a lo largo de más de 20 años  de una gran variedad de autores. En mi reciente visita a la feria del libro hispano en Houston quede totalmente sorprendida por la gran cantidad de autores  latinos que exhibían sus obras literarias en su mayoría,  totalmente en español.

Hubo algunos autores que tenían sus libros bilingües  es decir su versión en español y su versión en ingles,  por cierto muy bien escritas ambas versiones con un  sello de calidad y  excelencia.

Mi recorrido a través de las mesas de exhibición en esta feria del libro fue como un mini  viaje  cultural por Latinoamérica  pues cada autor hablaba orgullosamente de su pieza literaria con acento argentino,  salvadoreño, colombiano, venezolano, español, peruano,  mexicano etc.

Sus obras  narraban experiencias vividas en sus países de orígenes, otras obras  eran poesías, ciencia ficción, incluso había libros con historias que fueron escritas sobre  sus experiencias cruzando fronteras con destino a  la ciudad espacial.

Durante mi mini viaje cultural por Latinoamérica también tuve acceso a las secciones infantiles y pude percibir   el derroche de talento que existe en nuestra gente. Los libros escritos para niños por autores latinos de diferentes nacionalidades es verdaderamente una riqueza de diversidad cultural que solamente se puede apreciar y vivir en Estados Unidos.

Es verdad que los hispanounidenses hemos sido encasillados en la frase de, “el latino no lee”, pero les comparto orgullosamente que esta imagen se esfuma poco a poco porque hemos aprendido a adaptarnos al cambio y hemos adoptado nuevas y positivas costumbres.

Es cierto que fuimos criados a no agarrar un libro ni siquiera para ir al baño  y mucho menos tener la rutina de  leerles a nuestros hijos un libro antes de dormir  pues eso ya ha cambiando en un gran porcentaje de los hispanos-latinos que vivimos fuera de nuestros países de origen y mas concretamente en los Estados Unidos.  Así es, hemos adoptado  el  “a donde fueres, haced lo que vieres” y lo hemos encauzado muy positivamente.

De hecho  el Censo del  2000  arrojó una cifra muy interesante y motivadora de lectores en español que los grupos editoriales ni tardos ni perezosos empezaron a promover aun mas la lectura a nivel hispano y no solo eso sino  que sembraron la semilla en los hispanounidense  de convertirse en autores de sus propios libros. El inteligente no lo pensó dos veces y fue así como el mercado para el libro hispano se ha ido madurando desde entonces.

En un artículo publicado en Nueva York se informo  que de todas las publicaciones de libros en el 2010, un 30-35 % corresponde a libros publicados en español y por autores cien por ciento latinos. ¡Eso es un verdadero orgullo para nuestra lengua!

Dicen que las tres cosas que todo ser humano debe hacer en su estancia en esta vida son tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro; creo que estas ya están cumplidas por muchos de los nuestros en la Unión Americana. Ellos son dignos representantes y embajadores de nuestra cultura hispana. Leer es cultura… gracias por leernos.

Síganme en:

http://www.linkedin.com/pub/patricia-pedraza
http://www.facebook.com/pages/patricia-pedraza
http://www.facebook.com/pages/Texas-School-of-Languages

 

Nosotros invitado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *