sábado , marzo 2 2024

Busco enemigos

Editorial |

Once Varas | Por: Obed Campos

Para América

¿Hace cuánto leí la estremecedora “1984”, de George Orwell? Por lo menos 40 años, por eso, y por mi memoria que anda por puertas últimamente, me subí, como dicen los jóvenes, “al tren del mame” y pregunté a ChatGPT:

uanl

¿Contra quién era la guerra imaginaria de la novela “1984”?

Y la máquina, en frío, como todas las máquinas, me recordó: “La guerra imaginaria en la novela “1984” de George Orwell es contra un enemigo ficticio conocido como “Eurasia” o “Asia Oriental”, dependiendo del momento en la historia. En el mundo distópico de “1984”, hay tres superpotencias en constante conflicto: Eurasia, Asia Oriental y Oceanía. Estas entidades están en un estado de guerra perpetua y cambian de aliados y enemigos de manera constante, a través de manipulaciones propagandísticas y ajustes en la narrativa histórica. La guerra se utiliza como una herramienta para mantener el control y la opresión de la población a través del miedo y la manipulación de la información”.

Todo comenzó anoche cuando “hojeando” el Facebook me encontré con la máxima “busco enemigos”, que patentizó la hija de una querida amiga. Le contesté con el emoji de “me divierte”, pero he de confesar que esas dos palabras, “busco enemigos” me estremecieron.

Por un momento me recordó a aquel vejete imbécil (otro imbécil vejete) que fungía como una suerte de sicario sin nombramiento y se las daba de matón en mi querido Allende. Una tarde se fastidió por el escándalo que hacíamos una parvada de adolescentes preparatorianos y echando mano a la pistola más mohosa que sus calzoncillos quiso amedrentarnos.

Yo fui el único que le llamó a la paz y recuerdo que le dije: “No hay problema, comandante”.

El vejete sin soltar las cachas del arma me vio a de arriba abajo y me espetó: “¡Pues si no hay problema, lo hacemos!”.

Así que el punto del poder para los nefastos no es encontrar amigos hasta debajo de las piedras, sino enemigos y si no los encuentras, pues invéntatelos.

Así fue en “1984”, que si Orwell reviviera se volvía a morir al ver la mamarrachada en que convirtieron los de Televisa a su “Big Brother”, aquella entidad que todo lo veía y todo lo oía y por todo actuaba en consecuencia, convertido en testigos de falsas escenas de cama, por decir lo menos.

De nuevo pido esquina a ChatGPT:

“En la novela “1984” de George Orwell, el término “Big Brother” se refiere al líder supremo y omnipresente del Partido en el estado totalitario de Oceanía. Big Brother es más una figura simbólica que una persona real. Su rostro aparece en posters por todas partes con el lema “Big Brother te está mirando”. El propósito de Big Brother es representar el control totalitario y la vigilancia constante del gobierno sobre la vida de los ciudadanos.

“El concepto de Big Brother se ha vuelto icónico y ha sido utilizado en la cultura popular para describir situaciones en las cuales hay una supervisión o vigilancia extrema por parte de una autoridad, ya sea gubernamental o de otro tipo”.

Y si no te da la sesera para inventarte enemigos y ya estás más allá del bien y el mal para echarte un round de sombra, hice una lista de epítetos, que nuestro “Big Brother Tropical” se avienta todas las mañanas en cadena nacional.

Todos los que no están de acuerdo con él son: fresas, fifí, pirruris, conservadores, aprendices de mafiosos, paleros, ternuritas, fantoches, puchos, sabelotodo, títeres, peleles, señoritingos, buitres, aspiracionistas y/o cosas peores…

Porque para el macuspano nadie que no profese su credo merece llamarse compatriota, como, legalmente lo somos.

@obedc[email protected]

Las expresiones e imágenes vertidas en esta columna de opinión, son responsabilidad únicamente de su autor y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Portal de Monterrey

Nosotros El Portal de Monterrey