jueves , julio 25 2024

Un alcalde a control remoto

Editorial |

Once Varas | Por: Obed Campos

Mis amigas, mis amigos, mientras Santa Catarina., Nuevo León, vive su peor y más oscuro momento (más que cuando la planta de Protexa todavía enturbiaba aquellos aires) lo único que parece preocuparle al presidente municipal Jesús Angel Nava Rivera “Tofito”, es un asunto muy a su estilo.

Porque ya no es asunto de nota roja, sino de sangrienta estadística: todos los días en Santa Catarina ocurren innumerables robos a casa habitación, extorsiones a vendedores ambulantes y establecidos, violaciones de horario en la venta de alcohol, retenes policíacos y de tránsito para “darles báscula” a los traileros que osan pasar por el municipio, homicidios, violencia, levantones, balaceras, venta de drogas, prostitución, corrupción y todas las nefastas etcéteras.

uanl

Si señor, si señora, en su ineptitud, al alcalde no le apura ni le acongoja ni una coma de la lista anterior de calamidades, porque él está muy preocupado por saber quién podría ser el próximo expulsado de La Casa de los Famosos, el refrito de ese bodrio televisivo llamada Big Brother… Y así lo expresa en sus redes sociales.

“El Ken de Ébano de La Fama, Nuevo León”, como está empecinado “Tofito” en que le llamen, anda muy, muy pero muy alejado de los problemas terrenales de Santa Catarina, que no tengan que ver con los bienes raíces.

De muy buena fuente me dicen que “Tofito” despacha y hace sus negocios desde el Club Ejecutivo empresarial de San Pedro Garza García, donde presume ser empresario tan solo porqué tiene una tienda virtual en Internet.

Por cierto, la tienda de marras todo mundo sabe que es pura pantalla, y la usa solamente para asuntos de sospechosa facturación.

Sus malquerientes me dicen que en la foto donde posó como “Ken”, debió poner el letrero: “No incluye baterías”, porque el hombre hace mucho que no tiene pilas.

@obedc[email protected]

Las expresiones e imágenes vertidas en esta columna de opinión, son responsabilidad únicamente de su autor y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Portal de Monterrey

Nosotros El Portal de Monterrey