martes , febrero 27 2024

Un tejón “espurio”

Editorial |

Once Varas | Por: Obed Campos

Eduardo “Pee Wee German” Leal Buenfil tiene metido entre ceja y ceja ser alcalde de Allende, Nuevo León, por el Partido Acción Nacional.

Por eso se rentó una casita en el casco del pueblo, para, con el recibo de la luz, poder justificar su domicilio y sacar su credencial de elector.

uanl

También se consiguió una novia allendense… Pero aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Y no me malentienda, no le digo “mona” a la nova de Eduardo, porque “Pee Wee German” Leal Buenfil no es tejón de ninguna manera.

Leal Buenfil no es allendense ni volviéndolo a amasar.

Puede que tenga primos y familiares en el pueblo, pero su ADN es de otra clase y de otro lado.

Pero como ya se le puso que quiere se alcalde, por eso organizó una bacanal a la que, extrañamente, de los panistas poderosos de Nuevo León solamente acudieron Carlos “El Chale” de la Fuente, y el pasado de peso, pero corporal, alcalde de Cadereyta, Cosme Julián Leal Cantú, dos de los presuntos financieros de la campaña de “Pee Wee German” Leal en pos de la alcaldía allendense.

Lo más extraño no fue que solamente esos dos panistas, nada más, se tomaran la foto con el pretenso candidato.

Y también llamaron la atención “los cuadros” priistas que se apersonaron en la reunión a “darle calorcito” al aun diputado, quien lució una camiseta con el nombre del pueblo que quiere gobernar.

Fíjese, en la peda estuvieron Juan Francisco Espinoza Eguía, diputado federal del PRI por el sur del estado; el de Hualahuises, Jesús Homero Aguilar Hernández, quien suspira la alcaldía de su pueblo; Javier Caballero Gaona, ex alcalde de Santiago y David de la Peña Marroquín, de quien me dicen deshoja en una mano una margarita panista y en la otra una “fosfo fosfo”, pero todo dependerá de qué suerte tenga su “querido” Tomás Montoya, quien también sueña con quedarse con la alcaldía de Guadalupe.

Y léame bien: Tomás no fue a esa fiesta, aunque David lo representa.

MADEDITO: ¿POR “ESO”…?

Primero que nada, el terco de Adalberto Madero se ha de haber quebrado la cabeza pensando en el nombre de su nuevo negocio el Partido Esperanza Social, al cual le compusieron el acrónimo “ESO”… Eso, o pagó un despacho de publicidad barato y en línea, de esos que ni oficina tienen.

¿Cuánto lleva Maderito en campaña? Unos 10 años. ¿Cuál fue su último cargo público? La alcaldía de Monterrey. No se necesitan 3 dedos de frente para imaginarse de que la ha vivido los últimos 10 años que hasta le sobre dinero para organizar un partido político… Y no despistarle con una pauta publicitaria en todos los medios de esas que cuestan muchos dólares.

No te acabes, Monterrey.

@obedc[email protected]

Las expresiones e imágenes vertidas en esta columna de opinión, son responsabilidad únicamente de su autor y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Portal de Monterrey

Nosotros El Portal de Monterrey