jueves , diciembre 8 2022

México, el fútbol y los valores

Por: Roel Guajardo Cantú / Editorial

El fútbol  es la adicción más grande en el mundo con 3,500 millones de seguidores, se utiliza como un sedante para que la población se olvide momentáneamente de los grandes problemas de pobreza, injusticia, democracia e inseguridad que aqueja a la humanidad.  Se usa de estimulante para desviar la atención de la sociedad, para sustituir desanimo por alegría ficticia y cortoplacista.

Una adicción que exalta el estado de ánimo de las personas, que motiva a combinarse con otros factores y transforma la conducta de la gente sin reparar en su posición socioeconómica.  Bajo sus efectos las personas se desinhiben, se apasionan, se violentan y hasta se autoflogelan.

El mundial de futbol Brasil 2014, ha evidenciado la verdadera cultura de la gente cuando se encuentra fuera de su patria y bajo la influencia del alcohol,  la pasión, la liberación de tabús y en algunos casos de las drogas.

uanl

México  ha sido y es nota mundial por los excesos, en diferentes ocasiones ciudadanos mexicanos han cometido actos de irresponsabilidad como el tocar el freno a un tren rápido en Europa, ser irreverentes al colocar el sombrero de charro a la estatua de un estadista pacifista, orinar en lugares emblemáticos e históricos nacionales de otros países.

En la Copa del Mundo Brasil 2014, aficionados mexicanos han sido sorprendidos roban cervezas antes del partido contra Croacia, exhibiendo actos de violencia contra otros adictos aficionados.

Se les ha detenido por  faltas a la moral y a la integridad de personas, por agredir sexualmente a una señora y golpear en grupo a su esposo y a otros testigos.

Hemos presenciado la imagen de comentaristas y conductores de las dos televisoras más grandes del país haciendo actos y reportajes sin recato a la cultura, la tradición y los valores de México.
Si se pensaba que lo que sucediera en el mundial de Brasil, se iba a quedar en Brasil, se han equivocado y las notas de barbarie y de una ausencia de valores, han dado la vuelta  al mundo y han colocado a México en una mala posición.

La falta de valores que ha exhibido la afición mexicana en Brasil, no son casos aislados o de unos cuantos. En los encuentros donde jugó la Selección de México, la tribuna de los seguidores al fútbol donde estaban los aztecas, se cimbraba con el grito a coro de la ofensa que se le lanzaba al portero del equipo contrario una y otra vez.

El insulto que se pronunciaba al unísono como si fuera un himno, llamó la atención del mundo, la FIFA lo sometió a reflexión y estuvo a punto de tomar medidas de orden contra el equipo nacional.

Para algunos sociólogos el comportamiento social de la afición mexicana representa un digno caso para estudio, a fin de encontrar explicaciones a una conducta colectiva de falta de valores.

Los aficionados  que han acudido a la copa del mundo a Brasil, son personas que pertenecen a un medio social pudiente, no padecen graves problemas económicos, mas sin embargo lo que les falta es una formación  en valores y rigidez en la familia.

La falta de una educación en valores es general y no exclusiva de un sector social.

El origen de la gran cantidad de problemas que tenemos en nuestra  sociedad que van desde la falta de respeto a los adultos, la indolencia por el estudio  y el trabajo, el robo de los recursos públicos, la impunidad, la falta de transparencia y rendición de cuentas, hasta la violencia escolar, es consecuencia de que el Estado, la familia, la escuela, la iglesia y las instituciones no hemos sabido o no hemos querido, impulsar una cultura de valores para vivir mejor.

 

Nosotros invitado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *